Lactancia materna y vuelta al trabajo

¿Es posible continuar con la lactancia materna una vez hemos empezado a trabajar fuera de casa? Si se desea, por supuesto que sí.

Volver al trabajo tras el nacimiento de un hijo o hija es un hito que cada madre y cada familia lo vive de forma muy distinta. Marcan la diferencia hechos como: si se trata de nuestro primer bebé o si ya somos padres/madres “expertos”, la edad de la madre, su situación laboral, quién va a cuidar del recién nacido mientras que estamos fuera de casa… todo cuenta a la hora de reorganizar las rutinas diarias. Surgen mil nuevos aspectos que solventar en el día a día. Entre los que más nos suelen preocupar está la alimentación del bebé. Si hasta ese momento has amamantado a tu hijo y quieres seguir haciéndolo, puedes extraer tu leche materna para que otra persona se la dé en las tomas en las que estáis separados y continuar amamantándolo tú misma cuando estés con él. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda prolongar la lactancia materna hasta los 2 años.

A menudo compatibilizar lactancia materna y trabajo remunerado requiere elaborar un plan personalizado. No es lo mismo que la madre trabaje cerca de donde estará su hijo o hija, si tiene jornada completa o reducida, etc.

La madre puede recurrir a sacarse leche para que en su ausencia alimenten con ella a su hijo o hija. Lo más práctico es que la madre se extraiga leche en su trabajo. Para ello necesitará:

Lactancia

  • Un sacaleches (el eléctrico es más rápido).
  • Una neverita con un bloque de hielo.
  • Recipientes para transportar leche.
  • Un lugar medianamente higiénico para extraerse la leche.

Lo bueno es que la madre amamante a su hijo/hija antes de ir al trabajo y cuando vuelva de él, así como todo el tiempo que esté con él/ella.

Durante los fines de semana la madre puede volver a amamantar a su hijo/hija directamente y eso facilitará el mantenimiento de la producción.

Lactancia leche

La leche extraída se guarda en el frigorífico y después se transporta en la neverita, así al día siguiente, la persona que cuide a su hija/hijo lo alimentará con su leche, a poder ser sin biberones, utilizando otros utensilios como la cuchara, vaso, etc.

Las madres que lleven a sus hijas/hijos a la Casa Nido también podrán llevar leche extraída, refrigerada o congelada, dentro de una neverita con hielo.

Al principio, cuando la madre empieza a sacarse la leche, es posible que la cantidad sea mínima, así que puede ser útil ir guardándola en la nevera hasta que todas las leches extraídas estén a la misma temperatura y así mezclarlas para congelar o dársela. La leche materna extraída se puede mezclar sin problemas ya sea para completar una toma antes de dársela o para congelarla.

Siempre que sea posible es mejor la leche fresca. Así la leche que la madre se saque el lunes servirá para el martes. La del viernes puede guardarse en la nevera hasta el lunes.

Al principio siempre es una incógnita saber qué cantidad va a necesitar ya que puede haber muchas diferencias entre unas niñas/niños y otras/otros.

Es recomendable empezar a extraerse un tiempo antes de empezar a trabajar y guardarlas en pequeñas cantidades (50cc-100cc).

Cuando llegue el momento de alimentar al bebé, primero se calentarán 50cc y si quiere más se volverán a calentar otros 50cc hasta que el bebé diga basta. Pronto se verá que cantidad necesita y la podremos ajustar.

Para terminar, decir que la mayoría de los niños y niñas aceptan mejor otros alimentos distintos al pecho de personas distintas a la madre, por lo que es totalmente innecesario acostumbrar al bebé a tomar leche materna extraída antes de que la madre vuelva a su trabajo remunerado.

Además, normalmente los bebés aprovechan la ausencia de la madre para dormir y comer lo mínimo imprescindible hasta que regresa y después compensan cuando tienen la teta a su disposición.

Es posible que se despierte a la noche más para mamar y aunque pueda parecer agotador, a muchas madres les parece un buen trato. A menudo deciden dormir junto a su criatura, con lo que las tomas nocturnas son mucho más cómodas y el cálido de la noche permite compensar la separación durante el día.

En nuestras Casas Nido:

Lactancia toma

El primer día, Marta, madre de Axel, trajo leche extraída y congelada previamente en su casa y así hicimos un pequeño banco de leche para cuando él necesitara. Y diariamente al recoger a Axel, Marta trae leche extraída en el trabajo en esa misma mañana aprovechando las horas sin que el pequeño Axel mame, para dársela al día siguiente.

Axel en la Casa Nido no toma en biberón la leche, se la damos en un vasito de aprendizaje con boquilla blandita para que después no tenga confusiones de tetina/pecho cuando tome el pecho y así asegurarnos una lactancia materna más duradera.

En varias de nuestras Casas Nido tenemos asesoras de lactancia con lo que si os surge alguna duda no dudéis en acudir a nosotras.

¡Feliz lactancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *